Museum of Broken Relationships
Todos en este mundo hemos vivido un desamor, y casi siempre se quedan objetos olvidados que nos siguen recordado a la persona amada, a veces por meses, a veces por años.
Dos brillantes croatas han logrado terminar con este sufrimiento de una vez por todas, haciendo una colección de objetos perdidos de relaciones fallidas con la cual han logrado montar todo un museo que, además de estar abierto a donaciones, ha ido viajando de país en país para recolectar la mayor parte de recuerdos posibles ayudando así a todos los que sufrimos por la la ruptura y tenemos que recordarla cada vez que miramos eso que nos recuerda a la ex pareja.
Cual sea la motivación para donar nuestros objetos, así sea para superar a esa persona o por simple curiosidad, la gente está motivada a contibuir a esta causa para dejar un legado y rendir un tipo de tributo solemne a su relación. Nuestra sociedad nos obliga a realizar matrimonios, funerales o fiestas, pero nunca hemos podido realizar un tributo a nuestras relaciones fallidas, aún después de su enorme carga emocional y como dice el escritor Ronald Barthes: “Cada pasión tiene un espectador, no existe una ofrenda final sin un teatro…”

Fuente: Culturewav.es
Post de @ds_v

Museum of Broken Relationships

Todos en este mundo hemos vivido un desamor, y casi siempre se quedan objetos olvidados que nos siguen recordado a la persona amada, a veces por meses, a veces por años.

Dos brillantes croatas han logrado terminar con este sufrimiento de una vez por todas, haciendo una colección de objetos perdidos de relaciones fallidas con la cual han logrado montar todo un museo que, además de estar abierto a donaciones, ha ido viajando de país en país para recolectar la mayor parte de recuerdos posibles ayudando así a todos los que sufrimos por la la ruptura y tenemos que recordarla cada vez que miramos eso que nos recuerda a la ex pareja.

Cual sea la motivación para donar nuestros objetos, así sea para superar a esa persona o por simple curiosidad, la gente está motivada a contibuir a esta causa para dejar un legado y rendir un tipo de tributo solemne a su relación. Nuestra sociedad nos obliga a realizar matrimonios, funerales o fiestas, pero nunca hemos podido realizar un tributo a nuestras relaciones fallidas, aún después de su enorme carga emocional y como dice el escritor Ronald Barthes: “Cada pasión tiene un espectador, no existe una ofrenda final sin un teatro…”

Fuente: Culturewav.es

Post de @ds_v